image_pdfDescargar como PDFimage_print

La finalidad de los ejercicios de flexibilidad es conservar o recuperar la función inicial de las articulaciones o los músculos. Aun sabiendo su utilidad, la flexibilidad es, seguramente, la capacidad física menos trabajada por las personas que buscan la buena salud y calidad de vida mediante la práctica de la actividad física.

Ms.AF.GD. Julio M. Campos Alvarenga
julio@svdeportes.net

 

La flexibilidad se basa en el tensionamiento de los límites de los músculos que posibilitan el movimiento articular. Para ello, se usan movimientos pasivos y activos (Peral García, 2009).

Existen distintas técnicas de desarrollo de la flexibilidad, mostradas en el siguiente resumen.

Técnicas dinámicas o tradicionales Son movimientos rítmicos, que buscan conseguir grandes amplitudes articulares de manera repetida y sin detención de la trayectoria. Se usan rebotes o insistencias, lanzamientos o balanceos, y presiones o tracciones.
Técnicas estáticas o modernas (stretching) Son movimientos lentos y controlados, que llevan al músculo hasta el punto de máxima amplitud. Consta de estiramientos estáticos, facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP).
Técnicas de palpación sistemática Consiste en un sistema de estimulación kinestésica para evaluar la tensión muscular y focalización de la atención de la persona quien lo realiza.

 

REFERENCIAS

  • Peral García, C. (2009). Fundamentos teóricos de las capacidades físicas. Madrid: Vision Libros.

Visitas: 15

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *