Johan Huizinga, Roger Caillois y Pablo Waichman, en diferentes momentos de la historia, son considerados como pilares en la teoría que fundamenta la Recreación, la Lúdica y los Juegos. Este es una pequeña síntesis de sus aportes principales.

Johan Huizinga es considerado uno de los pioneros en la teoría que fundamenta la Recreación, de la cual se desprenden otras ideas como la lúdica y los juegos.

Huizinga aporta, en su obra principal Homo Ludens, que el juego es una actividad de vital importancia en la sociedad, precediendo la cultura y la civilización misma, y que se puede aplicar a todos los ámbitos de la vida cotidiana.

El juego, como actividad, es de carácter voluntario, fuera de las necesidades básicas de sobrevivencia y que es controlada por reglas establecidas y aceptadas voluntariamente.

Es un espacio libre y creativo, donde los participantes se entregan de lleno y sus acciones tienen un significado especial.

El juego es importante para la formación, preservación y transmisión de la cultura, ya que la mayoría de los juegos nacen de emular rituales, ceremonias o competiciones, todo parte característico de sociedades específicas.

Finalmente, considera que la recreación es una necesidad básica para el bienestar de las personas y la sociedad en general, siendo el juego un fenómeno importante para el desarrollo humano.

 

 

Por otra parte, Roger Caillois, aporta una teoría integral sobre el juego y la lúdica, plasmada en su obra de 1958 “Les jea et les hommes” (Los juegos y los hombres, en español). Esta teoría, analiza el papel del juego y la lúdica en la sociedad humana y el impacto que tienen en la cultura. Permite comprender las funciones que cumplen en las personas, como satisfacción de necesidades emocionales y la socialización.

 

Su teoría se basa en cuatro categorías de actividades lúdicas: Agon, que se refiere a actividades de competencia, una manifestación humana natural de demostrar habilidades y destrezas, superando desafíos. La segunda es Alea, que abarcan los juegos de azar y la suerte, lo que genera emoción a través de lo que no se puede predecir. Otra categoría es Mimicry, o los juegos de imitación, donde los participantes pueden experimentar ser otra persona, animal o cosa, asumiendo roles nuevos. Finalmente, Ilinx, juegos de vértigo o desequilibrio de los sentidos. El autor sugiere que sirven para liberar la tensión acumulada o como forma de escapar de la realidad cotidiana.

 

Un último autor, más contemporáneo, considerado como pilar en la fundamentación de la lúdica, juego y recreación, es Pablo Waichman, que expresa que la combinación del juego y la lúdica son elementos fundamentales en el desarrollo humano, con muchas aportaciones e implicaciones para el aprendizaje, entre otros ámbitos.

En sus obras, sostiene que los juegos no son una forma de entretenimiento, sino más bien, medios esenciales para explorar y experimentar el mundo, aprender y desarrollar habilidades, generar conocimientos y mejorar el aspecto social. La lúdica es considerada como una fuerza importante para el desarrollo personal y social, porque fomenta la creatividad y la innovación (Waichman, 2000).

Pablo Waichman es uno de los primeros teóricos que aporta en la integración del juego y lúdica en el proceso educativo. Invita a los sistemas educativos a sacar estos elementos del tiempo libre e incorporarlos a la educación de forma sistemática y planificada, ya que son herramientas importantes que facilitan la labor del docente, la enseñanza, y la del estudiante, el aprendizaje, ya que potencian de forma natural la  creatividad y pensamiento crítico, entre otras habilidades cognitivas.

Visitas: 150

Julio Moisés Campos Alvarenga

Por Julio Moisés Campos Alvarenga

Fundador y director de Svdeportes Autor del libro Manual del Docente Lúdico Recreólogo.

Deja una respuesta

WhatsApp chat